Razón y fe

Alcanzar la felicidad podría suponer el fin del ser humano como hoy lo conocemos. Porque es la búsqueda de la felicidad el eje sobre el que se construye nuestra realidad consciente y colectiva. Es el faro que ilumina nuestro camino como el olor a carnaza ilumina la senda del zombi. Justamente allí nacen y mueren todos los demás sub-objetivos afluentes. En la misma felicidad. Por lo tanto, si alcanzamos el faro que ha marcado nuestro camino y ha moldeado nuestro comportamiento ¿qué nos esperará a partir de entonces? ¿Un nuevo camino? ¿Nuevos comportamientos? ¿Nuevas estructuras sociales? ¿La nada?

Lamentablemente, la felicidad no puede ser alcanzada, pero podemos, simplemente, darnos cuenta de ello. Abrir los ojos y descubrir que el faro que nos marca el camino y moldea nuestras mentes es tan solo un espejismo. Y debemos hacerlo pronto, porque la creencia cultural en la posibilidad real de alcanzar la felicidad es el error colectivo más grave, ya que nos mantiene a todos en un estado de frustración constante y el resultado es esta sociedad psicótica y extremadamente polarizada que se sacude la frustración por medio de la auto mutilación. En realidad, como el horizonte, la felicidad no es alcanzable y mantiene siempre una distancia rigurosa, aunque sutil, como un techo de cristal. Esta confusión nos produce un vacío existencial que tratamos de llenar saturándonos de necesidades para cubrirlas y sentir así la recompensa cognitiva que nos ofrecen nuestros amigos los neurotransmisores cuando alcanzamos un objetivo. Es gracioso ver cómo nos alentamos entre nosotros para convencernos de que ese es el camino correcto para alcanzar el paraíso en vida. No tenemos argumentos racionales o pruebas fehacientes de que este comportamiento nos traiga la tan ansiada felicidad, pero, aun así, seguimos caminando hacia la luz.no_hacemos_critica_social_1Con más fe que razón. Hoy, incluso nuestro sistema económico descansa sobre esta base errónea: Que las personas mantengan su fe en esta falsa felicidad y sigan caminando hacia la luz sin cuestionarla, es vital para mantener el frenético aumento del consumo y sostener el sistema económico del mismo modo que la fe en Cristo mantuvo un “sistema” durante siglos”.

El rechazo a la razón:

En realidad, racionalmente es obvio lo que expongo, pero, lamentablemente nuestra sociedad ha desarrollado otro absurdo dogma cultural que consiste en rechazar o repudiar el uso de la razón por desanimada, “aburrida” y “poco amiga” de la felicidad. Se pone en entre dicho el uso de la razón por que, en realidad, la razón anula a la fe. fe-razon-verdadLa fe es un canto de sirena que nos ilumina con su belleza y magnificencia atrayendo nuestras débiles mentes que ansían acabar con la agonía del vació existencial y, así, la fe se nos presenta como el mejor atajo para llenar ese vacío existencial, pero ¿a qué precio?

El principal enemigo de la razón es la misma “fe”, que no es más que la creencia en conceptos por pura inercia emocional. A diferencia de lo que se suele creer, la razón no es lo mismo que el método científico, la razón no rechaza posibilidades más allá de nuestro entendimiento, simplemente, no afirmará algo de lo que no esté convencida, ¡pero tampoco lo negará! Al menos le dará la oportunidad. Cosa que la fe no es capaz de hacer, porque la fe es ciega e igual de radical que el método científico. La misma razón comprende su más que evidente limitación a la hora de explicar la realidad y, por tanto, reconoce posibilidades que trasciendan su capacidad. Todo lo contrario, hace la “fe”, que vanidosamente asume una verdad como real e incuestionable sin más argumento que el imperativo. La fe corta las alas de la razón, la fe levanta muros de contención a la consciencia que solo quiere expandirse. La fe consiste en obviar gran parte de la evaluación crítica de la realidad para tomar un atajo. Y la fe no es solo cosa religiosa como suele creerse… de hecho, la fe está hoy en día más viva que nunca y permite que la gente crea en la posibilidad de alcanzar la felicidad absoluta a pesar de que la razón nos indica claramente que no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: