La ley de la insatisfacción (2)

Pero la ley de la insatisfacción se procesa en un nivel inconsciente y su mayor enemigo es, precisamente, la consciencia.

Cuando la consciencia entra en juego cuestiona la norma. Parece ser su más pura esencia. La ley de la insatisfacción se procesa en la parte del cerebro más primitivo, el cerebro límbico o emocional, que procesa información a la que nuestra consciencia no tiene acceso pero puede percibirla a través de las emociones que emanan de estos procesos inconscientes. Hablamos del instinto, y el instinto es radical. La ley de la insatisfacción es un mecanismo binario, solo permite dos posiciones: negro o blanco, bueno o malo, 0 o 1, nada o algo, ganar o perder, vivir o morir. Es un corte limpio, una elección pura. Ganas o pierdes. En cambio, cuando la consciencia entra en juego se abre el abanico e impone una libertad infinita de elección, diluyendo la dualidad en un flujo continuo de infinitas posibilidades. No es blanco ni negro, tampoco gris. Entre blanco y negro hay infinitas tonalidades, así como entre el 0 y el 1 hay infinitos decimales que ahora se tienen en cuenta. La consciencia entonces no puede posicionarse porque no hay forma de contabilizar las opciones que ahora son un océano compacto de realidad y solo puede quererlo todo. De repente ambas opciones no son independientes si no dependientes. No son contrarias si no complementarias. Eso es la consciencia. La dualidad superpuesta y transformada en totalidad.

Pero no por ello se simplifica el escenario, más bien se complica exponencialmente. A pesar de disponer de una consciencia que relativiza por esencia, biológicamente tenemos grabada a fuego la diferencia entre lo bueno y lo malo tomando como base la supervivencia biológica. A un nivel instintivo e inconsciente sabemos bien lo que nos gusta y lo que nos disgusta, nuestro cerebro emocional o subconsciente nos somete a estados emocionales antes de que la consciencia entre en juego y analice la situación desde una perspectiva que debería ser neutra. El consciente nos hace capaces de pensar cosas como: ¿Realmente necesito esto? ¿Realmente debería sentirme así? Pero estos pensamientos nacen ya teñidos del color de la emoción que llegó primero. Así, cuando la consciencia entra en juego rompe los esquemas poniendo en duda las verdades biológicas grabadas en nuestro ADN y nos somete a contradicción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: