Arte

Crecer. Hay tantas formas de crecer. Poner nuestra inspiración a disposición del espacio que nos rodea y expandirse, impregnando con nuestra esencia todo lo que nos rodea. La inspiración es un mensaje abstracto implícito en lo que se toca, en lo que se hace, y se propaga a través del espacio y el tiempo como un impulso nervioso. Nuestra esencia viaja a través del arte que, voluntaria o involuntariamente, emana de cada acción cotidiana y en todas direcciones. Como sea que quiera hacerse, es lo que hacemos, y no por ser material es menos espiritual. No hay que olvidar que ambos conceptos se necesitan para existir. Al menos aquí y ahora, no por ser una cosa, se deja de ser otra.

Pero en ocasiones, sin darnos cuenta, nos convertimos en puentes, para que la esencia de otros viaje más lejos. Sin quererlo, dejamos de producir arte para, simplemente, canalizarlo y, ciertamente es agradable, pues canalizar el arte de otros es sentirlo, emocionarse y compartirlo. Cuando algo nos hace sentir bien, queremos compartirlo y, así, nos convertimos en cómplices, en puente y, de alguna forma, crecemos juntos. Hemos sido impregnados.

wp-1520944579804
Tres Ases – Almudena Angoso

No hay arte bueno y tampoco hay arte malo. Tan solo hay inspiración, intención y acción, seguido de un juicio posterior de la mente crítica que lo eleva, o no, al nivel de “arte”. Como todo, queda envuelto en la subjetividad que todo lo abarca.

¡Pero ojo! Hay que huir de la esterilidad, de la comodidad y del estancamiento… No podemos pasar la vida canalizando otras esencias y olvidar la nuestra propia. No debemos apalancarnos en la inspiración de otros, en el arte de otros, porque nos tornamos dependientes de nuestro entorno. Y cuando la sociedad se acomoda y los puentes se multiplican, la palabra “cómplice” ya no suena tan bien, y las masas se vuelven maleables y manipulables por un único poder. Cada vez hay menos generación de arte y más canalización, nos estamos olvidando de construirnos a nosotros mismos y, cada vez más, vivimos a través de las vivencias de otros y nos nutrimos de ellas. Las películas, las series, los deportes, los shows de televisión, la política y todo lo que conforma la cultura moderna apaga lentamente la llama de la inspiración propia para convertirla en un mero espejo de lo que uno ve.

Hay que disfrutar y canalizar el arte de otros, pero, hoy más que nunca, necesitamos más generadores de arte, más inspiración individual, mas creatividad y más originalidad. Porqué el arte es el arma definitiva. Actuar de forma original es dar origen, es dar a luz y es dar luz.

Imágenes: Tres Ases – Almudena Angoso

 

Un comentario sobre “Arte

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: