Tantas razones como fines

Atrapados en una carrera eterna de todos contra todos y hacia ninguna parte. Queremos llegar los primeros, pero no existe llegada. Es la mayor enfermedad. Tantas razones como fines. Tantas verdades como mentes. Se trata de una carrera de infinitas metas idealizadas que se derrumban a nuestro paso sobre nosotros. Frustración. Mientras tanto, la meta final, el denominador común de todas las razones y todos los fines, asoma como la bruma en el horizonte dejándose intuir su forma abstracta. Es la felicidad, y se aleja a la misma velocidad que corremos. No importa el tesón, no importa el esfuerzo, la felicidad siempre correrá más. Y a todo esto, nuestro tiempo es limitado. Estrés.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: