La era del meme – micro-dosis

Lo quieres ahora. Lo quieres ya. Necesitas que este texto te aporte algo antes de llegar a la tercera línea porque no estás dispuesto a perder tu tiempo concentrado en… da igual el que. Simplemente tu tiempo es limitado y demasiado valioso mientras que las opciones son infinitas. Vives agobiado por el exceso de oferta y ahogado por una diversidad de posibilidades que supera tu capacidad de atención. Lo curioso es que, aun así, quieres más. Mucho más. Lo quieres todo, lo quieres ahora y, si puede ser, a domicilio ¿No ves que no puedes abarcarlo? Ciertamente puedes incrementar las posibilidades a tu alcance, pero no puedes extender tu tiempo. De modo que, ten cuidado con ello, porque cuantas más posibilidades tengas a tu alcance, más se diluirá el valor de cada una de ellas entre todas las demás. Como siempre, la clave está en el equilibrio.

Saltas de un lugar a otro como una ardilla, buscando micro-dosis de lo que sea que se te ofrezca. Quieres probarlo todo y no hay tiempo que perder, los efectos han de ser inmediatos o tu atención se nubla por el estrés de saberte en una vida demasiado breve. Es como si vivieras en un estado de emergencia inherente a todo, en el que cada segundo descubres que la vida es demasiado corta para desperdiciarla en lo que estás haciendo. Joder.

Para un momento. Respira hondo y descansa. Observa tranquilamente lo que sucede a tu alrededor y a continuación obsérvate a ti mismo. Es difícil enfocar en movimiento y la potencia sin control no sirve de mucho. Necesitamos perspectiva.

Para expandir nuestro conocimiento es preciso sumergirse en otras mentes, en otras perspectivas, en otras vidas. Lentamente. La prisa no extiende nuestro tiempo, tan solo lo empobrece.

Pero hoy…

Es la era del meme… Porque ya no tenemos tiempo ni para atender un chiste de tamaño medio. Tampoco para leer una obra. Consumimos humor en píldoras y literatura en citas.

Es la era Netflix… Porque disfrutar de una buena película que cumpla nuestras expectativas deja de ser una oportunidad para ser una necesidad o, de algún modo, una obligación.

Es la era Twitter… Porque ya no profundizamos. Ya no importa el contenido, solo importa el titular, la superficie. Nuestra cultura se está convirtiendo en una cáscara vacía.

¿Qué nos pasa?

Buscamos la recompensa con el mínimo esfuerzo y olvidamos que sin esfuerzo no hay recompensa, olvidamos que sin sufrimiento no hay placer. Es absurdo. Necesitamos calma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: