Humo

Perseguir el horizonte y darse por vencido.

Darse cuenta de que no hay fin es un sentimiento contradictorio de alivio y frustración. Ansiamos y a la vez tememos el final.

Porque no se puede querer algo sin temer lo contrario en la misma proporción.

Todo potencial es binario.

Cocinamos en casa frágiles finales puramente imaginados para obtener pequeñas dosis de excitación necesarias y así seguir empujando, avanzando y construyendo nuestros castillos en el aire.

El humo de un cigarrillo escalando el aire sinuoso es mucho más sólido.

Pero tras el telón no hay nada.

Tan solo nuestra imaginación.

Y nuestra imaginación no es más que eso, nada y todo en realidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: